viernes, 29 de agosto de 2008

miércoles, 27 de agosto de 2008

lunes, 25 de agosto de 2008

"Jugaste, fichaste, reíste, lloraste, ganaste, perdiste, y ahí vas"

El mar de los Sargazos es una extensa parte del Atlántico Norte cuyas aguas, en una determinada época del año, se cubren de algas -los sargazos- de manera tal que impiden la navegación. "Los navegantes se pierden y quedan varados entre los sargazos, atascados durante meses, hasta que su tripulación perece de hambre y de sed." La que aporta el relato es Poli, la "ondina curadora", como se la nombra en este disco, y tercera pata de Patricio Rey. "Es una gran contadora de historias, una gran narradora", agrega Skay, y dice que, también, fue ella la que lo ayudó a terminar de darles forma a las letras del disco. El mar es, también, la vida, el camino. El disco está lleno de aguas y viajes. Y el mar de los Sargazos, con sus peligros y sus misterios podría ser también una metáfora de la situación que están atravesando. “Después de haber tenido y tener todo –dice Poli-, fue decidir ir hacia lo pequeño. Estando en el océano, meterse de vuelta en un mar embravecido, lleno de obstáculos.”





Destino




Divinidad ciega. Hija del caos y de la noche, a la que estaban sujetas las demás divinidades. Los cielos, la tierra , el mar, los infiernos, todo estaba bajo dominio y nadie podía cambiar sus resoluciones. El mismo Zeus, que hubiera querido salvar a Patroclo , tuvo que examinar su destino, que no conocia. Al ver en unas balanzas que el platillo de la muerte pesaba más que el de la vida, se vio obligado a abandonarlo a su fatal porvenir.

Era creencia común que los destinos estaban escritos desde el principio de los tiempos, en un lugar donde solo los dioses podían ir a consultarlos. Las tres parcas eran los ministros, encargadas de cumplir con las órdenes de esta divinidad


Diccionario de Mitología abreviado de Michael Danneels